Top

Llega el verano, y con ello, los primeros rayos de sol. Esto conlleva muchos aspectos positivos para nuestro cuerpo y nuestra piel. Pero, siempre debemos tener en cuenta ciertas precauciones para que los beneficios sean completos y no la dañemos.

Además, después de estar tantos días en casa, debemos reforzar ese cuidado para que nuestra piel se vaya adaptando. Hoy te contamos los beneficios del sol, siempre teniendo presente las indicaciones para protegernos.

Vitamina D un aliado para tu piel, tus huesos y tus dientes

 

Cada vez que disfrutas de los rayos del sol, estás mejorando la fortaleza de tus huesos y dientes. Aunque no llegue a tocarlos, los rayos UV producen vitamina D, que ayuda a aumentar la mineralización correcta de tus huesos, ya que favorece la absorción de calcio.

 

Mejora de las defensas

 

El sol aumenta el número de glóbulos blancos, que son los encargados, en primera instancia, de proteger nuestro cuerpo de infecciones y agentes externos, por lo que, una exposición moderada, hará que mejore nuestra inmunidad.

 

Un correcto equilibrio del colesterol

 

Según los estudios, los niveles de colesterol son menores en verano, y esto es debido a que el sol, junto a una actividad mayor y una alimentación equilibrada en la que abunden frutas y verduras, nos ayuda a regularlos.

 

Mejora de la circulación sanguínea

 

El sol dilata los vasos sanguíneos, por lo que la circulación será más fluida. Esto, es gracias a la vitamina D, y hará que mejore nuestro metabolismo y la depuración de los tejidos.

 

Estado anímico: el sol favorece y tranquiliza tu mente

 

No es ningún secreto que cuando llega el verano y aumentan las horas de sol y de luz, nuestro ánimo mejora. Además de que la luz nos ayuda a ver todo de otra manera, los rayos UV aumenta la serotonina que está relacionada con la sensación de bienestar general, y por lo tanto, mental. Si te sientes mal a nivel psicológico, una buena sesión de sol puede ayudarte a mejorar tu estado de ánimo.

 

Mejora tu sueño y su calidad

 

La melatonina, entre otras funciones, ayuda a regular el sueño, y con una exposición moderada al sol, la cantidad de ella se estabiliza y nos hace estar más activos durante el día y a dormir mejor por la noche.

 

El sol mejora el aspecto y la salud de tu piel

 

Pero sin duda, el mayor beneficio del sol y de la vitamina D que proporciona es la mejora de nuestra piel. Pasando por diferentes fases, los rayos a los que nos exponemos son capaces de limpiar, tersar y mejorar el aspecto de nuestra piel. Pero debes tener en cuenta que, para que se dé de una forma correcta, debes realizar un ejercicio de cuidado y precaución previo.

 

Es muy importante elegir un protector que nos cuide por completo, como el fotoprotector SPF50+ Sun Care, con el que podrás disfrutar de los rayos del sol sin preocuparte por los posibles efectos adversos y con el que conseguirás potenciar los beneficios que te aporta. Este producto, además, nos sirve para cualquier época del año. Con él, estarás protegido, mejorarás la hidratación de tu piel y retrasarás el envejecimiento que provocan los rayos UV si nos exponemos durante un periodo extenso.

Si quieres más información acerca de cómo cuidar tu piel correctamente, puedes ponerte en contacto con nosotros a través de nuestro formulario o a través de nuestras redes sociales.

0

Tu carrito